Te contamos por qué ofrecer experiencias únicas dentro de tu sitio puede repercutir directamente en las ventas de tu negocio.


Todos los emprendedores 2.0 quieren lo mismo: que las personas entren a su página web terminen comprando. Para contribuir a que cada vez sean más los visitantes que se transforman en clientes, es necesario hacer que la experiencia del usuario (UX, por las cifras en inglés de User Experience) dentro de nuestro ecommerce sea inolvidable.

¿La clave para alcanzar este objetivo? Comunicar la propuesta de valor de nuestra marca al mismo tiempo que les ofrecemos a los usuarios aquello que han venido a buscar de la manera más eficiente.

Repasamos las mejores tácticas para que puedas optimizar este aspecto, y aumentar así la tasa de conversión de tu negocio.

Velocidad de carga

Para que nuestros esfuerzos a la hora atraer tráfico hacia nuestro sitio web no sean en vano, y los potenciales compradores no nos abandonen antes de convertir, es importante trabajar en la velocidad de carga de nuestro sitio. El mismo debe poder visualizarse sin problemas en todas las pantallas en menos de 5 segundos. 

Herramientas como PageSpeed  son muy útiles para medir este aspecto.

Navegación

Según un estudio de Nielsen Norman Group, los usuarios deciden si se quedan en una página web o si lo abandonan en el lapso de los primeros 10 segundos de navegación. En este sentido es que la arquitectura de nuestro sitio debe estar pensada para que los visitantes encuentren de manera rápida e intuitiva aquello que buscan.

Un menú con categorías y subcategorías claras, así como una barra de búsqueda, son todos elementos que no pueden faltar en ningún ecommerce.

Contenidos de calidad

El contenido es un gran aliado cuando se trata de mejorar la experiencia de los usuarios dentro de un ecommerce.  Además de las fichas de producto, que deben ser lo más completas posible, es recomendable que los títulos de las categorías y subcategorías incluyan palabras claves que faciliten la búsqueda del comprador.

Al mismo tiempo, esta práctica hará que nuestra página suba posiciones en los motores de búsqueda.

Call to Action

Otro de los elementos infaltables en una tienda online que busque ofrecerles a sus visitantes una experiencia satisfactoria son los llamados a la acción (o Call to Action en inglés). Bien utilizados, los mismos son capaces de hacer que los usuarios tomen el impulso necesario para convertir: ya sea comprando un producto, suscribiéndose al newsletter, etc.

Para que este recurso resulte efectivo, los botones deben estar ubicados en un lugar estratégico dentro de la web, tener colores llamativos y contener palabras o verbos persuasivos y directos.

Diseño responsivo

Cada vez son más los usuarios que buscan información sobre productos y efectúan compras directamente desde sus dispositivos móviles. Sin ir más lejos, según el último informe anual de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), 6 de cada 10 usuarios tienen instalada en sus smartphones o tablets una aplicación, y entre ellos un 15% ya ha realizado una transacción desde la misma.

Por esta razón es que todo ecommerce que busque ser competitivo deben ser responsive, es decir, contar con un diseño que se adapte a cualquiera de las pantallas en las que se encuentren los compradores.

Los negocios online que desestimen este aspecto no sólo serán penalizados por Google, bajando posiciones en el buscador, sino también por los propios internautas, que probablemente eligirán comprar en el sitio de la competencia.

Para comprobar que tu página web sea mobile friendly, no dejes de usar esta herramienta.

Plataforma de pagos

Es sabido que el momento del pago sigue siendo uno de los más críticos en el proceso de venta. Para mejorar la experiencia en este estadío, siempre es aconsejable solicitarles a los usuarios la menor cantidad de información posible. La recordación de los datos de sus tarjetas, así como brindarles la posibilidad de que realicen compras como invitados, son dos buenas prácticas para alcanzar esta meta.

De la misma manera, ofrecer diferentes medios de pago, exhibir de manera ordenada y clara las promociones bancarias y las condiciones de envíos de nuestro ecommerce son todos aspectos igual de importantes para que el usuario se sienta seguro para finalizar la transacción.

Simplificar este proceso, o lo que es lo mismo, reducir la cantidad de clics que realiza el comprador desde que elige un producto hasta que paga por él, es fundamental para disminuir la cantidad de carritos abandonado y aumentar la conversión.