Utilizada de manera correcta, esta herramienta permite llegar de manera directa a los compradores. Repasamos los aspectos a tener en cuenta antes de lanzar una campaña.


Independientemente de su tamaño, todo ecommerce necesita del email marketing para mejorar sus resultados. Y es que con una inversión baja o directamente nula, a través de este canal cualquiera dueño de un negocio online puede entrar directamente en contacto con sus clientes y potenciales clientes.

Lejos de ser un proceso meramente automático, este tipo de campañas necesitan ser planificadas en detalle. Contar con una cuidada base de suscriptores, crear mensajes optimizados y oportunos, y no abusar con la frecuencia de envío son algunas de las claves para aumentar las ventas con esta herramienta.

Base de clientes

Para llevar a cabo una campaña de email marketing exitosa, el primer paso es contar con contactos cualificados. En este sentido, la captación de leads se convierte en una necesidad de primera línea. Podemos conseguirlos desde las redes sociales, organizando concursos y promociones, y de la mano de formularios de suscripción que incorporemos en el sitio web o blog de nuestro negocio.

En este último caso, y para que la estrategia no falle, debemos tener en cuenta dos aspectos. En primer lugar, no podemos perder de vista que para que la persona que ha mostrado un interés incipiente por nuestro negocio acceda a dejarnos sus datos, debemos ofrecerle un beneficio lo suficientemente atractivo.

El material gratuito (como puede ser un PDF, un ebook o un tutorial) o un descuento sobre nuestros productos o servicios son algunas de las carnadas más efectivas.  Por otra parte, el formulario de suscripción que incorporemos debe contar con la menor cantidad posible de campos obligatorios. Así, los usuarios lo pensarán menos antes de dejarnos su información personal.

Diseño y contenido

Hoy en día, no existe la posibilidad de lanzar una campaña de email marketing sin antes asegurarnos de que nuestros correos tengan un diseño responsivo. ¿El motivo? Si estos no se adaptan de manera correcta a cualquiera de los dispositivos electrónicos en los que se encuentre el usuario, todos nuestros esfuerzos serán en vano.

Por otra parte, el contenido de nuestros mails merece toda nuestra atención. Para que las campañas alcancen las metas que nos hemos trazado, es fundamental trabajar para aumentar la tasa de apertura.  ¿Cómo? Con un asunto que sea corto, y capaz de despertar la curiosidad o el sentido de urgencia en el receptor.  

En segundo lugar, llega la hora de enfocarnos en el mensaje que daremos en el cuerpo del email. Además de venir acompañado con imágenes que llamen la atención, el mismo debe ser simple y directo. Dentro del correo también debemos incluir el logo nuestro la marca y un call to action efectivo. Este último recurso será clave para aumentar las conversiones, y por eso debe estar ubicado estratégicamente.

Primer envío

Las primeras impresiones cuentan, y mucho. Por eso, si tienes nuevos suscriptores no dudes en darles la bienvenida. ¿De qué manera? Con un mensaje simple y claro, en el que le agradezcas por haber confiado en tu negocio.

Dar un paso en falso en este estadío, puede afectar la relación a largo plazo con este potencial cliente. Por este motivo, asegúrate de saber qué es exactamente lo que quieres comunicarle en este primer acercamiento. ¿Tienes una promoción en curso? ¿Tu tienda acaba de sumar un nuevo producto? No dudes en hacérselo saber a la persona que acaba de confiar en tu marca.

Tampoco olvides que si el mail no es atractivo -ya sea por su diseño o contenido-, la próxima vez que intentes entrar en contacto con esta persona tendrás menos probabilidades de ser tenido en cuenta.  Además, si los usuarios no encuentran valiosa la información que les has ofrecido en los primeros correos, probablemente no tarden en desuscribirse.

Customer Journey

A la hora de diseñar una estrategia de email marketing efectiva, el Customer Journey también entra en juego. Y es que entender la experiencia que cada usuario tiene con nuestro negocio, nos hará estar mejor preparados para hacerles llegar el mensaje correcto en el momento indicado.

Así como en un principio le daremos bienvenida, en las etapas siguientes de este “viaje” también tenemos que acercarle la información que necesita, de acuerdo a su situación particular. Por todo esto, segmentar nuestra base de contactos antes de enviar cualquier tipo de comunicación es la llave para asegurarnos de llevar a cabo una campaña exitosa.

Medir resultados

Medir siempre los resultados de nuestras campañas de email marketing nos permitirá entender cuál es la efectividad de los mensajes que estamos haciéndole llegar a nuestra audiencia. Por ejemplo, conocer el promedio de apertura de mails, así como la tasa de clics recibidos, de conversión y de rebote, nos ayudará a optimizar  las estrategias en este sentido que encaremos a futuro.