Ya sea un ecommerce que está dando sus primeros pasos, o uno que se encuentra consolidado, todos los negocios online pueden beneficiarse al analizar a su competencia.


En el ecosistema digital, nadie duda de que los negocios que no innovan tienen los días contados. Por este motivo es que los ecommerce que busquen adaptarse a tiempo a los vertiginosos cambios del sector deben estar preparados para mejorar sus procesos de manera permanente. Con este objetivo en la mira, el benchmarking puede hacer mucho por ellos y por su estrategia de marketing digital.

¿Por qué analizar a la competencia?

También conocido como comparación evolutiva, mediante esta técnica de mejora continua un negocio analiza sus productos o servicios en comparación con los mejores de su nicho.

A diferencia de lo que suele pensarse, el benchmarking no implica espiar a la competencia y copiar sus métodos a escondidas, sino estudiar de manera detallada cómo funcionan las empresas líderes de un sector para detectar oportunidades internas de mejora.

Es decir, un negocio que aplica de manera correcta una estrategia de comparación de este tipo es el que logra conseguir datos de la competencia y aprovecharlos a su favor, pero sin por eso dejar de diferenciarse de ella.

Primeros pasos del benchmarking

Para ejecutar el benchmarking, debemos empezar por determinar el objetivo que persigue nuestro ecommerce con esta estrategia. Después de hacer una investigación y seleccionar a los competidores que estudiaremos, tendremos que empezar por recolectar datos sobre su desempeño en diferentes frentes.

La información que puede resultarnos útil es muy amplia, y antes de decidir en qué aspectos nos concentramos tenemos que detectar las principales debilidades de nuestro propio negocio.

Podemos analizar desde los productos, los precios y las condiciones de envío que ofrece nuestra competencia, pasando por el número de seguidores que tiene en las redes sociales y la velocidad de carga de su sitio, hasta indicadores SEO.

Todos estos datos -que podemos conseguir de manera manual, con herramientas online, y fuentes internas y externas- nos darán pistas sobre la relación que nuestros competidores tienen con sus clientes y potenciales clientes.

Para los que estén lanzándose por primera vez al análisis de su competencia, Google Trends, Google PageSpeed y Similarweb son de suma utilidad para entender la estrategia de quienes tenemos en la vereda de enfrente.

Ventajas del benchmarking

Después de recabar la información, llega el momento de analizar métricas y detectar cuáles son las mejores prácticas de nuestros competidores. El paso siguiente tendrá que ver con decidir cuándo y de qué manera conviene implementarlas, siempre mejoradas y adaptadas, dentro de nuestro propio negocio.

Además de aprender de la competencia, en algunos casos, el benchmarking puede convertirse en el puntapié para generar alianzas estratégicas con algunas de las empresas analizadas.

Porque, como decíamos anteriormente, una estrategia de benchmarking exitosa no es solamente la que logra comparar de manera efectiva, sino la que consigue capitalizar la información obtenida, impactando de manera positiva en las métricas de su propio negocio.