Elepants, la marca de ropa urbana que causa furor entre jóvenes y adultos, empezó vendiendo en un showroom y hoy cuenta con 28 locales repartidos en diferentes puntos del país.


Algunos emprendedores logran construir una marca desde los cimientos a partir de una idea transgresora.  Este es el caso de Elepants, una marca de ropa urbana creada por Augusto Mustafá que desde sus inicios buscó descontracturar el universo de la moda. Con tan sólo 20 años, y después de un viaje a los Estados Unidos, este  trenquelauquense volvió a Buenos Aires con la idea de hacer de los clásicos pantalones de pijama una prenda que cualquiera pudiese usar durante el día.

Augusto era consciente de que lograr que este artículo se convirtiera en un básico en el guardarropas de un argentino no era una batalla ganada. Sin embargo, el responsable de la marca no se dio por vencido y montó un showroom en el living de la casa de sus padres para empezar a vender a los primeros amigos y conocidos. En la primera etapa, Augusto iba en persona a Once para elegir las telas de los pantalones, y la producción  quedaba a cargo de una conocida. En cuanto a la promoción de su producto estrella, el responsable de Elepants llevaba un fanpage para poder unificar todos los pedidos de sus clientes en un sólo canal.

Pero antes de lo esperado, Augusto empezó a percibir que era hora dar el siguiente paso. “A la gente le gustaba el producto y aceptaba la marca, pero me di cuenta que tenía que ordenarme y reconocer mis limitaciones para así poder armar un buen equipo”, explica este emprendedor que hoy se ha convertido en un referente del emprendedurismo local. Así fue como el encargado de reinventar el uso de los pantalones escoceses se puso en contacto con Fermín Laborde, fundador de la marca de alpargatas QA, para unificar esfuerzos y darle impulso a su negocio.

 “A la gente le gustaba el producto y aceptaba la marca, pero me di cuenta que tenía que ordenarme y reconocer mis limitaciones para así poder armar un buen equipo

De la mano de esta unión estratégica, llegaría también la intención de desarrollar el ecommerce de la empresa, y algunos meses más tarde terminarían por incorporar Mercado Pago como sistema de gestión de cobros. “Nosotros desconocíamos al cien por ciento el mundo digital. Mercado Pago nos ayudó a entenderlo y nos acompañó en nuestro crecimiento”, explica Augusto respecto a los primeros pasos de su tienda online. Además de garantizarle la seguridad en cada una de las ventas, Mercado Pago les dio a los responsables de Elepants la posibilidad de ofrecer la solución de Mercado Envíos, y así tener resuelta la parte logística de la hora de vender en cualquier punto del país.

 “Nosotros desconocíamos al cien por ciento el mundo digital. Mercado Pago nos ayudó a entenderlo y nos acompañó en nuestro crecimiento

“Nuestra alianza con Mercado Pago nos permite participar de sus newsletters y promociones, y en estas fechas especiales multiplicar nuestras ventas exponencialmente”, agrega. Por otra parte, Augusto reconoce que la integración de Mercado Pago les permitió tomar las riendas de ciertos aspectos de la gestión de su marca. “Antes no teníamos control de lo que vendíamos. Cuando implementamos el sistema de Mercado Pago empezamos a tener mayor control de las ventas diarias, semanales y mensuales”, explica.

Al día de hoy, y a sólo cuatro años de su irrupción en el mercado, Elepants ha dejado de ser una empresa unipersonal para pasar a contar con más de 90 empleados. Con 28 locales y un ecommerce optimizado que representa el 10% de las ventas de la marca, el sueño de Augusto pareciera no tener límites, y Elepants espera en el corto plazo poder plantar bandera en otros países donde Mercado Pago está presente.