Contar con una base de clientes propia es una poderosa herramienta de la que ningún ecommerce que esté dando sus primeros pasos debería prescindir. A continuación te explicamos por dónde empezar.


Uno de los errores más frecuentes de aquellos que acaban de lanzarse a la venta online, es pasar por alto la necesidad generar una estrategia que les permita  empezar a generar una base de clientes. Muchas veces los dueños de las tiendas virtuales se pierden la invaluable oportunidad de quedarse con el contacto de aquellos usuarios que han pasado por su página sin concretar una compra. Convertir estas visitas en leads -es decir, asegurándonos de que estos usuarios nos dejen sus datos antes de que abandonen nuestro sitio-, nos permitirá contar con una poderosa arma capaz de aumentar nuestras ventas en el futuro.

El concepto de marketing conocido como funnel de ventas o embudo de conversión explica las distintas fases que pueden tener lugar desde que un usuario entra en contacto con nuestra tienda, hasta que se convierte en cliente. Y es que una persona que visita por primera vez en nuestro ecommerce no siempre está preparada para cerrar una compra.

Es por esto que contar con una base de datos actualizada y valiosa es una herramienta de la que ningún emprendedor debería prescindir. Pero no se trata simplemente de volcar la información con los que contamos en una hoja de cálculo. Para que nuestra base de clientes nos ayude a mejorar la tasa de conversión de nuestra tienda, tendremos que asegurarnos de contar únicamente con contactos valiosos, y trabajar cuidadosamente en la relación que construiremos, en adelante, con los mismos.  Para empezar a recolectar leads existen métodos, y a continuación repasamos algunos de ellos:

Visitas propias

En la carrera por acumular contactos valiosos, el tráfico de nuestra propia tienda virtual es el primer blanco que debemos atacar. En este sentido, nuestro ecommerce debe estar preparado para que los visitantes encuentren fácilmente la manera de volcar su información de contacto. Podemos incorporar un formulario de suscripción para que los usuarios completen espontáneamente para recibir novedades de la marca dentro de nuestro sitio, o bien activar una ventana emergente o pop-up con el mismo fin.

Otros métodos para no perder la oportunidad de quedarnos con algún dato de los internautas que han visitado nuestro sitio es sumando a nuestra tienda un chat de atención al cliente,  o bien incorporando un formulario de consultas, que en ambos casos le solicite al usuario un email de contacto.  También existe la posibilidad de tentar a los visitantes de nuestro sitio ofreciéndoles algo a cambio: ya sea algún descuento sobre los productos que comercializamos, información útil como (tips, ebooks, etc), o en el caso de que ofrezcamos algún servicio, un período de prueba. Aquellas marcas que incorporen un número de WhatsApp en su página, no sólo estarán proporcionando una atención al cliente más personalizada y en tiempo real, sino que también estarán aprovechando la oportunidad para recolectar otros datos personales valiosos de sus potenciales compradores.

Redes Sociales

Las redes sociales son otro de los canales fundamentales que no podemos perder de vista cuando de captar leads se trata. Organizar sorteos y promociones suelen ser algunas de las formas más efectivas para llamar la atención de los visitantes, y hacer que los seguidores de nuestras marcas se conviertan en potenciales compradores de nuestros productos o servicios. Promocionar contenidos de nuestro sitio web en las redes es otra de las maneras de redirigir el tráfico hacia donde más nos interesa: nuestro propio ecommerce.

Segmentar y limpiar

Como ya sabemos, una base de datos optimizada es una mina de oro para cualquier marca. Pero para sacarle el máximo beneficio a esta información que tenemos entre manos, y que probablemente nos ha llevado tiempo recolectar, nada mejor que optimizarla. Segmentado a nuestros clientes, es decir, entendiendo que no todos son iguales y por lo tanto no todos necesitan las mismas cosas, estaremos en mejores condiciones de elaborar campañas de marketing a medida de nuestras necesidades. Todo ello sin olvidar que la limpieza regular de nuestros contactos es clave para las acciones que encaremos en el futuro.