Si acabas de lanzarte a la venta online, te acercamos los mejores consejos para que puedas empezar a diseñar la estrategia de marketing digital de tu ecommerce.


¿Cómo empiezo a hacer publicidad en internet? Esta es la pregunta que se hacen muchos de los dueños de las tiendas virtuales que están dando sus primeros pasos en la venta online. Y es que aunque contar un ecommerce nos permite estar abierto las 24 horas del día los 365 días del año, esto de nada sirve si nuestro sitio no recibe visitas. Contar con una estrategia de SEO optimizada no basta y para mejorar el posicionamiento web de nuestra tienda virtual será necesario que, tarde o temprano, echemos mano a las herramientas pagas que están disponibles en internet para dar a conocer nuestra marca.

Conociendo los canales que existen y determinando cuáles de ellos son los que mejor responden a las necesidades de nuestro negocio estaremos en condiciones de empezar a trazar la estrategia de marketing digital de nuestra tienda online. A continuación algunas de las opciones que existen:

Google Adwords

Si acabas de empezar, tu tienda no puede dejar de estar optimizada para los buscadores. Pero lo cierto es que una estrategia SEO suele dar resultados a largo plazo, y para llegar a nuestros potenciales clientes con mayor rapidez será necesario invertir en publicidad. En este sentido es que el SEM -también conocido como el Search Engine Marketing- se convierte en una necesidad de primera línea para cualquier empresa que esté dando los primeros pasos y buscando darse a conocer más allá de los amigos y conocidos. El sistema más habitual para ganar visibilidad en los motores de búsqueda es Google Adwords. Con esta herramienta las marcas tienen la posibilidad de pagar por anuncios, y aparecer justo en el momento donde el usuario/potencial cliente manifiesta un interés. A pesar de que existen diferentes variantes para pautar con este sistema, el más común suele ser el pago por clic (PPC). ¿Sus ventajas? Con una pequeña inversión cualquier negocio puede lanzarse. Además, es posible determinar un presupuesto diario de antemano, y de acuerdo con los resultados obtenidos en cada campañas, modificar la estrategia sobre la marcha.

Pero para que nuestras campañas en Adwords sean exitosas, entre otras cosas, deberemos ocuparnos de crear anuncios relevantes. Para Adwords la relevancia de un anuncio está dada por cuán útil le resulta al usuario la información que le estamos dando con él. En este sentido, elegir palabras claves correctas nos permitirá no sólo que nuestro potencial cliente sepa lo mejor posible qué es lo que tenemos para ofrecerle, sino que Adwords considere que nuestro anuncio es relevante. Además de las keywords que utilicemos, a la hora de evaluar la relevancia de nuestro anuncio Adwords tendrá en cuenta la landing page a la cual dirigimos a los usuarios que hayan hecho click. Cuanto más relevantes sean los anuncios que creemos en AdWords, más posibilidades tendremos de aparecer más arriba en los buscadores, y por ende, de atraer más tráfico hacia nuestra web.

Facebook Ads

Para sacarle partido a la plataforma de publicidad de la red social con más usuarios en el mundo será necesario perseguir un objetivo claro y concentrar todos los esfuerzos en conocer con detalle a nuestros potenciales clientes. Esta plataforma cuenta con un alto poder de segmentación que les permite a las marcas llegar a un público más proclive a interesarse por aquello que comercializamos. Facebook conoce en detalle el comportamiento de cada uno de sus usuarios -sabe dónde estuvieron, cuántas veces viajan por año, si están en pareja, entre muchas otras cosas-  y ésta es la serie de comportamientos que puede venderle a  aquellos que están interesados en anunciar.

Por ejemplo si tenemos una marca de ropa para bebés, Facebook Ads nos permitirá llegar con facilidad a aquellas madres con hijos pequeños, y nos dará la posibilidad de incluso hilar más fino y entrar en contacto con las que además tengan el hábito de comprar en línea, y que ya hayan estado en contacto con páginas que ofrecen productos similares a los nuestros. También nos permitirá elegir un gran abanico de formatos –que incluyen imagen, video, texto, o una combinación de estos elementos- de acuerdo al objetivo que persiga nuestra marca: aumentar el tráfico hacia nuestra web, generar potenciales clientes, interactuar con los seguidores, entre otros. También podremos elegir la ubicación donde se visualizarán nuestros anuncios y al igual que con el programa de publicidad en línea de Google, analizar y controlar el rendimiento de nuestras campañas.

A diferencia de Adwords, donde los internautas se vuelcan al buscador en vistas de conseguir una información específica, los usuarios de Facebook que verán nuestros anuncios estarán allí en su tiempo de ocio, y captar su atención será más complicado.

Instagram Ads

Anunciar en la red social de las fotografías puede resultar interesante para las industrias con una fuerte impronta visual. La publicidad en este canal se gestiona desde Facebook Ads, y por lo tanto los anuncios de una red social pueden ser replicados en la otra. Para lograr una campaña efectiva en Instagram, las marcas deben apostar por imágenes de calidad que logren transmitir su indentidad, al mismo tiempo que consigan mimetizarse con el resto de las publicaciones.

En cualquier caso,  trabajar con Google Analytics es clave para diseñar nuestra estrategia de marketing digital. Conociendo en detalle el comportamiento de los usuarios que entran en nuestra tienda, estaremos mejor preparados para crear audiencias y pautar en función de ellas en los diferentes canales. En resumidas cuentas, una buena estrategia de publicidad online comienza por determinar cuál es el objetivo de nuestro negocio, y sigue con una inversión moderada en el o los canales que se adapten al fin que queremos alcanzar, y termina con la medición de los resultados obtenidos con nuestros esfuerzos de marketing. Las fórmulas mágicas no existen, y cada negocio deberá aprender a capitalizar su propia experiencia hasta lograr determinar de qué manera alcanza una performance más satisfactoria.